Una lección de tolerancia

Publicado en por Misioneras Oblatas de Maria Inmaculada

P1010980

Hola, soy el P. David, misionero oblato. Para mi es el segundo año que participo en esta experiencia. Este año he colaborado dando clase de español en una asociación del barrio más pobre de Martil. El grupo de unos 25 alumnos era de lo más variopinto: niños, jóvenes de ambos sexos, mujeres… He experimentado el agradecimiento enorme y la confianza que la gente de aquí pone en nosotros, siendo extranjeros y de otra religión. Es toda una lección de tolerancia y libertad de espíritu. También como sacerdote celebraba la misa diariamente para nuestro grupo de voluntarios, a la que se unían las religiosas y algún laico católico que viven en Martil. Ha sido una experiencia de comunidad frágil y pequeña en medio del mundo musulmán, que da testimonio de su fe con obras de amor.   David OMI (Madrid)

Comentar este post