Para ser LIBRES nos libero Cristo

Publicado en por Misioneras Oblatas de Maria Inmaculada

Hola, mi nombre es Cleto y quiero aprovechar para contaros algo de la experiencia de Marruecos 2010. Si tuviera que destacar algo sobre todo lo vivido durante una semana en Tetuán es la libertad. Sería un comentario muy largo si tuviera que afrontar el reto de reseñar todo lo que me ha hecho reflexionar, crecer o alegrar esos ocho días junto a las hermanas oblatas y los cerca de 17 voluntarios que estábamos allí.DSCN4053
Digo libertad porque lo que más me ha llamado la atención de este pequeño (pero muy fructífero) proyecto misionero de las hermanas en tierras marroquíes es como todo lo que hacíamos pivotaba en torno al respeto a la persona, a sus tiempos, a sus procesos. También, la oportunidad que en todo momento se nos ofrecía para aportar, redirigir o añadir iniciativas a las ya anteriormente programadas. Me he sentido super a gusto, más cercano a esa pequeña iglesia primera que trabajaba desde lo pequeño del día a día, que compartía juntos los quehacerces cotidianos y que se reunía para cenar con aquello que tenían (en este caso, unas sopitas y un pan, que es lo que nos daban en la residencia donde estábamos residiendo).RESIDENCIA-ANCIANOS-BOUSAFOU 6751Es bonito ver que, incluso los mosquitos, los desayunos y cenas ligeras, ver el mundial en tierras lejanas, estar alejados de zonas comerciales... todo eso sumó para hacer más grupo, hablar de lo vivido en el día a día y de quién era cada uno, etc. Y, por supuesto, la pequeña labor que hicimos y por la cual recibimos multiplicado el beneficio. El cuidado a los ancianos y niños en esas tierras al otro lado de la península. Me quedo en este punto. Un saludo a todos los integrantes de la experiencia de Marruecos. Nos vemos a la vuelta y suerte con todo en estos últimos días       Cleto (Valladolid)

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post